Razones para establecer prioridades

razones para establecer prioridades

Cuando nos habituamos a priorizar de la forma correcta, logramos obtener una serie de beneficios que son ideales para seguir abonando el camino al éxito. Y esas son razones para establecer prioridades.

Cada beneficio que logramos alcanzar va a convertirse en un valor agregado para cualquier ámbito de nuestra vida.

Entre los beneficios, que son razones para establecer prioridades, hay que nombrar los siguientes:

Mejor administración del tiempo

Utilizas efectivamente el tiempo, los recursos y las energías.

Cuando priorizamos estamos dando paso a un plan bien estructurado de realización de tareas o actividades lo que nos permite utilizar de forma óptima el tiempo disponible, los recursos materiales, y la energía con la que contamos.

Un buen sistema de priorización no tiene espacios para los “apaga fuegos” pues ya hemos entendido la diferencia entre lo importante y lo urgente, y mucho mejor, entendemos qué hacer con cada tarea.

Organización de todo “tu mundo”

Tienes la capacidad de organizar tu vida de la mejor manera posible y con la capacidad para refinar y mejorar todos tus procesos constantemente.

Si sabes priorizar, no sólo organizarás tu agenda de trabajo, sino también mucho de lo que está incluido en tu vida diaria. Y sin duda es una de las más importantes razones para establecer prioridades.

Más enfoque

Tienes un mejor enfoque, ya con lo que puedes saber si practicas el sentido de prioridad, tienes la capacidad de enfocar lo que de verdad quieres alcanzar.

Priorizar te permite enfocarte en una tarea a la vez, sin la necesidad de mantener tu pensamiento en dos, tres y más cosas a la vez.

Ya sabes lo que va primero y lo que va después lo que no da espacio para desperdicios de esfuerzos.

Mejor desarrollo personal

Mejoras tu desarrollo personal. Al tener tu sentido de prioridad muy claro, tendrás la capacidad de lograr lo que te propones de forma más sencilla y mucho más rápida gracias a que sabes el orden de tus prioridades.

Eso promueve tu autoconfianza, tu autovaloración y tu visión exitosa. Razones para establecer prioridades que seguramente te beneficiarán.

Son cuatro beneficios que lograrás obtener si eres capaz de cultivar tu sentido de prioridad poniéndolo como una base para todas tus pretensiones de éxito.

No olvides que el sentido de prioridad contribuye a tu forma de pensar y de actuar gracias a que tienes la capacidad de colocar cada cosa en su lugar.

Decir que “no” es también priorizar

Por nuestra naturaleza humana, la solidaridad como un valor forma parte de nuestra forma de pensar.

Somos solidarios con quien lo necesita y siempre hacemos un espacio para poder ayudar al prójimo. Esto está muy bien, pero puede convertirse en un problema muchas veces.

Al menos una vez has podido estar en una situación donde decir que no a alguna petición hecha nos hace sentir culpables, pero esta no es la única razón por la cual nos cuesta decir que no.

También solemos evitar decir que no cuando necesitamos la aprobación de los demás, cuando tenemos fobia a las críticas que se nos puedan hacer o cuando nos aterra ser rechazados. Para nuestra mente decir “no” tiene sus consecuencias.

Una de las razones para establecer prioridades que aprendes a decir no

Supongamos que tienes una lista de tus tareas bien planteadas, bien estructuradas para realizar el día de hoy.

Salimos con toda la actitud para el nuevo día con la convicción de cumplir con nuestras prioridades.

Repentinamente se nos presenta una amiga con alguna petición de apoyo sobre alguna cuestión urgente que debe realizar, resulta que este imprevisto no está en tu lista del día, pero es tu amiga, tu colega y necesita ayuda.

Ahora viene la pregunta ¿qué hacer?

Puede que quieras ayudar a tu amiga a salir del atolladero en el que se encuentra y comienzan a invadirte el sentimiento de culpa si dices que no, el temor al rechazo y todas aquellas causas que te nombré anteriormente.

Haz una pausa e intenta evaluar lo que está sucediendo. Probablemente tu amiga esta de “apaga fuego” de sus tareas pues no conoce lo que es priorizar y muy probablemente vas a desequilibrar tu agenda que si esta priorizada al detalle si lo ayudas.

Ahora te hago la pregunta ¿tú qué harías? Y la respuesta será la que haga reflexionar lo suficiente como para poder decirle “no, esta vez no amiga mío”.

Simplemente decir no cuando es necesario, puede que te salve de desviarte de tu ruta bien señalizada. Si entiendes las razones para establecer prioridades, entenderás que debes decir no.

Aprende a decir “no”

Existen formas de decir que no y existen algunas claves para entender y aprender a decir que no de la mejor manera posible.

Aquí te voy a mostrar algunos elementos necesarios de entender para decir no:

  1. Deja de sentir miedo antes de decir no porque no necesariamente vas a hacer o estás haciendo algo malo.
  2. Deja de utilizar “es que”, “lo que pasa es que” y expresiones similares luego de decir no abriendo espacios para cambiar tu respuesta.
  3. Cultiva la asertividad en todo momento y logra entender cuando decir que no.
  4. Deja la simpatía y sustitúyela por empatía para escuchar al otro, mas no para darle la respuesta que quiere escuchar.
  5. Las disculpas solo cuando sean estrictamente necesarias.
  6. Cuando digas que no, hazlo sin posibilidad de retractarse pues si dejas espacio por ahí puede entrar algún sentimiento de culpa.
  7. Entiende que no puedes con todo y que cada uno tiene capacidades, habilidades y facultades como tú las puedes tener.
  8. El lenguaje corporal tiene que estar acorde a tu “no” con algo de firmeza y seguridad.
  9. Practica el “no” frente al espejo imaginando algunas situaciones hipotéticas.
  10. Decir que no, tiene muy poco que ver con sentimientos de crueldad y similares lo que implica que no debes sentirte culpable.

 

También te puede interesar: