¿Cómo puedo dejar de pensar como empleada y empezar a pensar como empresaria?

al crear una marca personal

El problema más grande al que nos enfrentamos las emprendedoras novatas es que hemos vivido nuestra vida bajo el concepto de que seremos empleadas por el resto de nuestras vidas. Este representa un gran obstáculo, pues pensar como empresaria es lo que te hará ver el completo potencial que tiene tu emprendimiento.

Para que trabajes siempre con la frente en alto, aquí te presentaré las claves para dejar de pensar como un empleada y pasar a pensar como empresaria. Así, no permitirás que el fracaso sea un obstáculo que te detenga.

Aprende a pensar como empresaria con estos consejos

#1 Trabaja por metas, no horas

Trabajar en base a horas representan un engaño a nosotras mismas, pues trabajar un número específico de tiempo no representa que durante todo ese plazo hemos sido productivas.

Emprender no quiere decir trabajar de nueve a cinco, sino establecer metas para tu marca y trabajar por ellas.

#2 Busca independencia, no comodidad

El emprendimiento es un camino de incertidumbre, donde la preparación y empeño decidirán en qué momento recibirás tu primer pago.

Ser empresaria significa que tu salario no depende de un jefe, sino de ti misma. Iniciar desde cero siempre será difícil, pero te concede la libertad de trabajar en cosas que te apasionan y acoplan a tu potencial.

#3 Trabaja en tus pasiones, no en lo que te toca

El trabajo no es un mal necesario, aunque muchos lo vean de esa manera. La emprendedora comprende que trabajar es una herramienta que te impulsa a cumplir tu propósito en la vida, ¿por qué no monetizas tus pasiones?

No emprendas pensando que vas a ganar más trabajando menos, sino porque vas poder trabajar en tus pasiones y proyectos.

#4 Busca clientes, no jefes

Es comprensible que al inicio de tu carrera como emprendedora hayas caído en este error, pero tus clientes no son tus jefes. Siendo emprendedora no necesitas trabajar para un cliente o una empresa, pues tú eres la jefa.

Trabajar con las empresas y clientes, tu tiempo y disposición son muy valiosos. Esto quiere decir que debes ser especifiques tu propuesta de valor ante quienes busquen tu servicio.

#5 Ahorra para invertir, no gastar

Ser una empresaria no solo implica ganar dinero, sino saber administrarlo y lograr que el mismo trabaje por ti.

Si deseas hacer tu negocio crecer, debes invertir en él. Puede ser muy llamativo obtener tu primera paga para poder invertir algún pequeño lujo, pero ahorrar e invertir en las necesidades de tu empresa es algo que debes tener muy presente si quieres pensar como empresaria.

Desarrolla la mente empresarial

Sal a la calle, rodéate de otras como tú y toma acción.  Pensar como un empresaria no es algo que puedas obtener de un día a otro, por lo que aprender de tu entorno es un elemento importante para que puedas incluir las claves que acabo de enseñarte.

Pensar como empresaria es de las mejores cosas que puedes hacer por ti y tu emprendimiento, no te desanimes si las cosas no se dan al principio. Míralo como una oportunidad para seguir adelante.

También te puede interesar: